Rss Feed Tweeter button Facebook button
Inicio » Aperitivos, Nivel 0 (Muy Fácil)

Bocaditos de Queso y Cebollino

11/08/2013 2 Comentarios

 
En Inglaterra la cultura culinaria es escasa; mucha comida pre-fabricada para llevar, muchos sandwiches, muchos sitios de comida rápida… pero sin embargo, te vas a cualquier supermercado de los más pequeños y tienen expositores cargados de hierbas aromáticas frescas, cosa que es España es difícil de encontrar a excepción del perejil y la hierbabuena (al menos en los sitios donde yo he vivido).

Aprovechando esto me decidí por hacer una receta que vi en un libro de cocina que tiene mi compi por aquí por casa, el nombre original es “Galletas Wisconsin“, pero para que nos entendamos… una vez que las haces no tienen nada que ver con las galletas, son más parecidos a panecillos salados que otra cosa.

Ideales para comerlos recién horneados como acompañamiento para un día de “picoteo”, por ejemplo para comer junto a un buen jamón o algún tipo de chacina.

 

INGREDIENTES PARA 18 UD. APROX:

* 200 grs de harina
* 2 Cucharaditas de Levadura
* 1/2 Cucharadita de Bicarbonato
* 1/4 Cucharadita de Pimienta Molida
* 1/2 Cucharadita de Sal
* 65 grs de Mantequilla
* 100 grs de Queso Rallado (De sabor fuerte)
* 15 grs de Cebollino Fresco
* 175 ml de Suero de Leche (Buttermilk)

Bocaditos de Queso y Cebollino
   

 

PASO 1: Precalentar el horno

Antes de comenzar iremos precalentando el horno a 200 ºC, con calor arriba y abajo, para tenerlo listo en el momento que terminemos la masa.

 

PASO 2: Mezclar ingredientes

  • Tamiza la harina junto con la levadura, el bicarbonato, la pimienta y la sal, poniendo el conjunto en un bol grande donde poder trabajar la masa bien.
  • Añade a continuación la mantequilla cortada en cuadraditos y mezcla todo bien con las manos hasta conseguir que la mantequilla se incorpore completamente, obteniendo una textura similar a la del pan rallado.
  • Agrega el queso rallado y el cebollino (cortado finamente) y remueve hasta que quede todo bien mezclado.

CONSEJO: El queso de la receta original es Cheddar, pero después de probarlos os animo a que los hagáis con el tipo de queso que más os guste, eso sí, de sabor fuerte para que les aporte sabor, si no los bocaditos no sabrán a nada.

 

PASO 3: Añadir el suero

Una vez unidos todos los ingredientes solo nos quedará añadir el suero de leche (o Buttermilk). Para ello prepararemos la mezcla que tenemos haciendo un hueco en el centro.

Agremaremos el buttermilk y empezaremos a amasar el conjunto vigorosamente con las manos hasta que se note que la masa empieza a despegarse del bol.

Pasos Tortilla de Patatas

A TENER EN CUENTA: Si la masa te queda más húmeda de lo normal y no se llega a separar del bol, no te preocupes, tampoco pasa nada. No cometas el error de añadir más harina para secar la masa porque si no los bocaditos te saldrán duros.

COMO HACER SUERO DE LECHE O BUTTERMILK CASERO PARA COCINAR

Normalmente puedes encontrar suero de leche (conocido también en repostería como buttermilk) en las herbolisterías, pero si no lo encuentras siempre podrás hacer tu propio suero de leche en casa siguiendo estos simples pasos:

1. Añade en un recipiente 250 ml de leche y a continuación mézclala con 15 ml (unas 3 cucharadas soperas) del zumo de un limón o vinagre de vino blanco. Remover bien y dejar reposar en torno a unos 15 minutos. (Para un mejor resultado puedes dejarlo reposar hasta 30 minutos).
2. Una vez transcurrido el tiempo indicado volveremos a remover y podrás comprobar como la mezcla se ha cortado ligeramente y ha pasado a tener una textura algo más espesa.
3. La mezcla obtenida es la que utilizaremos como suero de leche o buttermilk en nuestra receta.

 

PASO 4: Formar los bocaditos

Forma Bocaditos
Prepararemos la bandeja del horno poniendo sobre ella una hoja de papel vegetal antiadherente.

Pon montoncitos de masa en la bandeja con la ayuda de una cuchara sopera. El tamaño ideal es la cantidad que quepa en una cucharada, teniendo en cuenta que debes dejar unos 5 cm de separación entre cada bocadito.

 

PASO 5: Hornear

Hornearemos, a la misma temperatura a la que hemos precalentado el horno, durante unos 12-15 minutos, o hasta que queden ligeramente dorados.

Sacarlos y dejarlos enfriar lo suficiente para que no quemen.

Y listos para comer!!

CONSEJO: Lo ideal es comerlos recién horneados, ya que quedarán crujientes por fuera y jugosos por dentro. En el caso de que sobren yo lo que suelo hacer es calentarlos en el tostador consiguiendo una textura similar a la inicial.

 
 

Puedes compartir en:

2 Comentarios »

  • Ashley dijo:

    Tiene una pinta buenísima! 🙂 Probaré de hacerlo! Gracias por la receta!

  • Yiondala dijo:

    Gracias a tí por tu comentario Ashley.

    Saludos!!

Deja tu Comentario

Añade tu comentario a continuación, o haz trackback desde tu sitio. También puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

Puedes usar los siguientes tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>