Rss Feed Tweeter button Facebook button
Inicio » ¿Qué Te Apetece?, Nivel 2 (Intermedio), Salsas y Aliños

Salsa Bechamel Fácil

13/02/2015 No Hay Comentarios

 
La bechamel es una salsa muy recurrida para muchas recetas. Líquida, para normalmente acompañar con queso y gratinar, o espesa, para rellenar o hacer croquetas, es una receta que os vendrá muy bien saber hacer.

Dado los pocos ingredientes que lleva se podría considerar que se trata de una receta fácil, pero tiene su cosa, sobre todo si no se siguen bien los pasos para su ejecución, ya que pueden salir grumos o nos puede saber mucho a harina.

Siempre se puede comprar hecha, pero hay recetas que necesitan de una cierta textura que solo la podrás conseguir a base de cocción.

De cualquier forma no te asustes, a mí por lo general se me da muy bien, así que espero que los truquillos que os doy os sirvan para que al menos os pueda salir una bechamel digna.

 

INGREDIENTES PARA MEDIO LITRO:

* 60 grs de Mantequilla
* 60 grs de Harina tamizada
* 1/2 litro de leche
* 1 Hoja de Laurel
* Nuez Moscada
* Pimienta Blanca
* Sal

Salsa
   
REGLAS BÁSICAS PARA LAS PROPORCIONES DE TU BECHAMEL

Hay quien hace la bechamel con un litro de leche directamente, por lo general suelo cocinar para dos, así que considero que hacer un litro de bechamel es una pasada. Si necesitas cantidades mayores de bechamel solo tienes que cumplir con las proporciones básicas:

  • Misma cantidad de harina que de mantequilla.
  • Proporción base: 1 litro de leche por cada 250 gramos de roux (mezcla de harina y mantequilla), es decir, por cada litro de leche necesitarás 125 gramos de harina y 125 gramos de mantequilla.

Así, como podeis comprobar, en nuestra receta hemos utilizado estas proporciones a la mitad, pero sabiendo esto podeis hacer la cantidad de bechamel que queráis, teniendo en cuenta que cuanto más cantidad mayor tiempo de cocción requerirá.

 

PASO 1: Calentar la leche

En primer lugar calentaremos la leche en un cazo a parte, añadiendo una hoja de laurel, nuez moscada rallada (aproximadamente un cuarto de una entera) y la pimienta blanca al gusto. Dejaremos calentar hasta que esté a punto de hervir y apartaremos para utilizarla en los pasos siguientes.

A TENER EN CUENTA: Muchos dicen que este es un paso fundamental para que la bechamel salga sin grumos, yo lo hago porque así es como me enseñaron y parece que sale bien.

 

PASO 2: Mezclar la mantequilla con la harina (Hacer la roux)

En otro cazo a parte pondremos la mantequilla a derretir a fuego medio, para que no se queme y se derrita poco a poco.

Cuando la mantequilla esté completamente derretida añadiremos la harina tamizada y removeremos con la ayuda de unas varillas para que queden completamente ligadas.

Pasos para hacer Bechamel

 

PASO 3: Dejar tostar la harina

Dejaremos unos 3 minutos a fuego medio sin parar de remover para conseguir que la harina de la mezcla se cocine. Normalmente la mezcla suele oscurecerse un poco así que si antes de que pase el tiempo indicado notas que tu mezcla empieza a cambiar de color puedes seguir con el siguiente paso directamente (no queremos que se tueste en exceso ya que de esa forma se podrían formar grumos).

MUY IMPORTANTE: He querido poner este paso aparte para darle la importancia que se merece, ya que si no tostamos bien la harina, una vez mezclada con la leche, nuestra bechamel podrá saber a cruda y por tanto tendrá una textura un tanto arenosa.

 

PASO 4: Incorporar la leche caliente

Una vez tengamos la mezcla de la harina con la mantequilla en el punto deseado, con la harina tostadita pero sin pasarse, será el turno de añadir la leche que hemos calentado con anterioridad.

Añade toda la leche caliente directamente sobre la mezcla, y a continuación no dejes de remover en ningún momento para que se integre todo bien y desaparezcan los grumos iniciales (evidentemente habrá grumos al inicio, pero a medida que vayas removiendo irán desapareciendo sin problema).

A TENER EN CUENTA: Se supone que este es uno de los trucos más importantes para que no salgan grumos así que déjate de ir añadiendo la leche poco a poco y removiendo, y échala sin que te de tiempo a pensar.

 

PASO 5: Remover y añadir la sal

Remueve bien durante toda la cocción y en cuestión de minutos empezará a espesar, es en este punto cuando tienes que añadir la sal al gusto.

Sigue removiendo hasta que empiece a espesar y sea evidente que no quedan grumos, en ese momento podrás dejar de remover constantemente y esperar a que se termine de cocinar a fuego lento.

TRUCO: La textura de la bechamel dependerá de la receta en que la uses, si ves que sale muy espesa añade un poco más de leche al gusto y calienta hasta que adquiera el espesor deseado, si por el contrario está muy líquida déjala en el fuego el tiempo necesario hasta que espese.

 

PASO 6: ¡A Disfrutar!

Después de haber pasado unos minutos mueve que mueve es hora de degustar tu bechamel.

Úsala para rellenos ligeros, lasañas, verduras gratinadas y un largo etcétera.

¿No has conseguido ganar la lucha contra los grumos? Usa una batidora eléctrica para solucionar este típico problema introduciéndola directamente en la olla.

 

Esperamos que esta receta os haya sido útil y os animeis a hacerla en casa.
 

Puedes compartir en:

Deja tu Comentario

Añade tu comentario a continuación, o haz trackback desde tu sitio. También puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

Puedes usar los siguientes tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>