Rss Feed Tweeter button Facebook button
Inicio » Nivel 1 (Fácil), Postres y Meriendas

Tarta de Queso con Frambuesa (Sin Horno)

19/09/2012 3 Comentarios

 

No recuerdo qué andaba buscando aquel día que descubrí Los Blogs de María, quizás encontrara esta página por casualidad, pero la curiosidad me hizo mirar algunas de sus recetas y apareció esta maravilla.

A mí la frambuesa me encanta, así que en cuanto tuve la menor ocasión me puse manos a la obra y ya veis, un resultado inmejorable, ¡eso sin contar que está de muerte!

Esta tarta es prácticamente como una tarta de queso tipo mousse, con nata, de las que se hacen sin horno, pero con la única diferencia de que en la mezcla del queso se le añade algo de mermelada.
 

Si prefieres que no lleve nata, u obtener una tarta más compacta (que no sea tipo mousse), puedes ver en el blog nuestra tarta de queso fácil hecha en horno, o incluso los cakes pops de tarta de queso, donde trasladamos toda la esencia de esta famosa tarta a un palito.
 

INGREDIENTES:

* 1 paquete de galletas tipo María
* 100 gramos de mantequilla
* 400 ml de nata de montar (2 brick pequeños)
* 100 gramos de azúcar glass
* 6 láminas de gelatina neutra (ó 2 sobres en polvo)
* 300 ml de agua
* 1 tarro de mermelada de frambuesas
* 1 tarrina de queso de untar
* 1 sobre de gelatina de cobertura para tartas (o gelatina neutra)

Tarta de Queso con Frambuesa (Sin Horno)
   

PASO 1: Hacer la Base

  1. En primer lugar molemos, picamos o machacamos las galletas, lo que más te guste y mejor se te dé.
  2. Galletas Molidas Tarta de Queso Yo opté por utilizar un mortero, troceé las galletas previamente y a continuación las machaqué hasta que quedaron echas practicamente polvo. Puedes utilizar este método o el que creas que es mejor, por ejemplo utilizando un rallador, o si quieres, aunque sea más complicado puedes utilizar una cuchara grande y aplastar las galletas contra un plato hasta que se deshagan. También tienes la opción fácil, utilizando una picadora.

    Puedes utilizar el tipo de galleta que prefieras: tostadas, tipo maría, doradas, integrales, etc.

  3. Una vez tengamos las galletas molidas las mezclaremos con la mantequilla previamente derretida hasta crear una mezcla compacta y homogénea.
  4. A TENER EN CUENTA: Fíjate que todo el polvo de galletas quede mojado por la mantequilla y que la masa que se crea es fácil de extender, si la notas un poco seca puedes añadirle un poco más de mantequilla, pero muy poca, no queremos que quede muy líquida, lo que quedemos es que la galleta quede humedecida pero la mezcla compacta.

    Cuando tengamos la mezcla lista la extendemos uniformemente con una cuchara, con una lengua de silicona o incluso con las manos sobre la base del recipiente que hayamos escogido, teniendo en cuenta que tiene que estar repartida por igual para que toda la base tenga el mismo grosor.

    Base de Galletas para Tarta de Queso

  5. A continuación meteremos en el frigorífico el recipiente con la base y la dejamos reposar mientras hacemos el resto de la receta.

 

PASO 2: Hacer la Mezcla del queso y la gelatina

Lo primero que haremos antes de empezar a hacer la mezcla para el relleno es poner las láminas de gelatina a hidratar en un recipiente con agua fría hasta que se hinchen (unos 10 minutos).

A TENER EN CUENTA: Si usas gelatina en polvo reserva un poco de agua de los 300 ml iniciales para diluir los sobre de gelatina y añadir todo cuando sea su turno.

  1. En primer lugar echaremos en un cazo toda el agua junto con varias cucharadas de mermelada de frambuesa (3 o 4, teniendo en cuenta que el resto la dejaremos para la cobertura), lo ponemos a fuego medio, moviendo bien para que se mezcle todo, y cuando consigamos un líquido homogéneo retiraremos del fuego y reservaremos.
  2. A continuación será el turno de añadir la gelatina ya hidratada moviendo bien hasta que se incorpore.
  3. Por último añadiremos el queso de untar, moviendo insistentemente hasta que se deshaga todo bien y no quede ningún grumo.

TRUCO: Si no consigues acabar con los grumos, pasa la mezcla por la batidora.
 

PASO 3: Montar la Nata (Quizás este sea el paso más difícil, si lo quieres hacer fácil trabaja sobre un recipiente frío)).

En primer lugar montaremos la nata junto con el azúcar glass. MUY IMPORTANTE: Trabajarla en frío para que quede bien montada, es por esto que tanto la nata como el recipiente donde la trabajemos tendrán que estar frios.

CONSEJOS: Es recomendable que el recipiente sea metálico (conserva mejor el frío).

Pondremos la nata en el recipiente y batiremos hasta que pase de estado líquido a un estado más cremoso, en este punto añadimos poco a poco el azúcar sin dejar de batir, pararemos cuando tengamos la nata con consistencia y haya alcanzado volúmen (Se tiene que quedar de tal forma que cuando levantes las varillas se formen picos con la mezcla). Lo ideal es hacerlo con batidora de barillas a velocidad mínima, pero si no tienes, con una varilla se puede conseguir batiendo insistentemente hasta alcanzar el estado deseado, eso sí, hay que tener un poco de paciencia.

A TENER EN CUENTA: A la hora de montar nata hay que tener mucho cuidado, puesto que si bates más de la cuenta la nata puede empezar a perder la consistencia adquirida y puede llegar a convertirse en mantequilla por un lado y suero por otro, es por este motivo que tendrás que poner atención al estado de la nata y no batir en exceso puesto que una vez que esto ocurra la nata quedará inutilizable.

 

PASO 4: Hacer la mezcla final

Cuando tengamos listas la mezcla del queso con la gelatina y la nata montada será el momento de unirlas.

Para ello tendrás que tener paciencia e ir ligando ambas mezclas con cuidado, haciendo movimientos suaves, para que la nata no pierda consistencia.
 

PASO 5: Montar la tarta

Una vez tengamos el relleno de la tarta bien ligado, nos dispondremos a sacar la base de galletas que habíamos dejado reposar en el frigorífico y añadiremos sobre ella el relleno con la ayuda de un cazo, empezando por el centro y repartiendo a los lados poco a poco para que la base no se llegue a levantar.
 

PASO 6: Dejar Reposar en el frigorífico

Dejaremos reposar en el frigorífico durante unas 6 horas aproximadamente.
 

PASO 7: Hacer la cobertura

A mí me gusta que la cobertura quede compacta tipo gelatina, así que para ello utilizo unos sobres de cobertura para tartas que venden en el Lidl, aunque tienes otras opciones como: usar gelatina neutra, siguiendo los pasos del fabricante, o echar la mermelada de frambuesa directamente.

Cobertura para Tartas Lidl

Si optas por la opción de la gelatina sigue los siguentes pasos:

  • Añade a un cazo 100 ml de agua fría y disuelve en ella el contenido del sobre de cobertura para tartas.
  • A continuación añade el resto de mermelada de frambuesa que nos había quedado, moviendo bien hasta que se disuelva.
  • Cuando la mermelada se haya desecho ponemos el cazo al fuego y llevamos a ebullición.
  • Una vez haya hervido apartamos y dejamos enfriar durante un minuto.
  • Añadimos la cobertura a la tarta, extendiendo por toda la superficie.
  • Por último dejamos enfriar en el frigorífico durante una hora aproximadamente, hasta que la cobertura se solidifique.

¡CUIDADO!: Este tipo de cobertura cuaja muy rápido. Intenta repartirla, a medida que las vas echando, lo más rápido posible, para conseguir un acabado brillante.

NOTA: Si por casualidad se te quedara corta de cobertura haz de nuevo otro sobre de gelatina, esta vez con una cucharada sopera de azúcar, repitiendo los pasos anteriores.
 

PASO 8: Desmoldar y Servir

Cuando la cobertura se solidifique será el momento de desmoldar, siempre que hayas hecho la tarta en un molde desmotable, claro.

¡Servir bien fresquita y lista para comer!

IDEA: Si la haces para una ocasión especial, tienes la opción de congelarla, para trasladarla sin problema de que se acabe deshaciendo por el calor. El único inconveniente es que la base de galleta se reblandece un poco, pero bueno no quema mal, y el relleno, que es lo fundamental, mantiene sus cualidades, que es lo importante.

 

Si tenéis dudas sobre la preparación, podéis consultar el vídeo de preparación de María en donde viene la receta paso a paso muy bien explicada.

 

Tarta de Queso con Frambuesa Mousse Tarta de Queso con Frambuesa

 

Espero que os guste y os animéis a hacerla. En casa arrasó, está buenísima. Es muy ligera y se apetece a cualquier hora: para postre, merienda, cena …. cualquier momento es bueno para disfrutar de ella.

 

Puedes compartir en:

3 Comentarios »

  • Tarta de Queso Fácil | Recetas Para Torpes dijo:

    […] cualquier modo, si prefieres no utilizar horno puedes probar con la tarta de queso tipo mousse con frambuesa que puedes encontrar en este blog. […]

  • manipuladora de alimentos dijo:

    Se ve realmente buena,me apunto esta receta 🙂

  • Yiondala dijo:

    Si que está muy rica. Además, ahora para verano viene muy bien fresquita.

    Espero que te animes a hacerla pronto y que, sobre todo, te guste.

    Saludos!

Deja tu Comentario

Añade tu comentario a continuación, o haz trackback desde tu sitio. También puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

Puedes usar los siguientes tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>